Pasar al contenido principal
Blog

Consejos y técnicas que mejorarán tu concentración

Prepararnos para rendir al máximo en un examen puede ser una tarea difícil, especialmente cuando hay vacaciones de por medio. Por eso, si nos aseguramos de exprimir las horas de estudio productivamente conseguiremos no sólo aprobar, sino que además sacaremos tiempo para disfrutar la época festiva.

Consejos y técnicas que mejorarán tu concentración
Descubre qué técnica de concentración funciona mejor para ti.

Mié, 11/12/2019 - 19:00

La concentración es una habilidad que se trabaja mediante la fuerza de voluntad y la perseverancia. Requiere la predisposición del cuerpo para conseguir nuestro mayor rendimiento. Hay factores, como el descanso o una ambientación del lugar adecuada, que influyen directamente en la productividad de nuestras horas de estudio.

Al fin y al cabo, estudiar no es más que dirigir toda nuestra atención hacia los apuntes para poder comprender e interiorizar la materia. Sin embargo, existen técnicas de concentración que pueden ayudar a que esta tarea sea mucho más sencilla. Se trata de una serie de trucos que convertidos en hábitos te ahorrarán mucho tiempo de marear la perdiz estudiando. Para ello, ten en cuenta estos siete trucos y consejos que planteamos a continuación:

- Estudia siempre en el mismo lugar. Preferiblemente en un sitio tranquilo, sin distracciones ni desorden, en el que tengamos a mano todas las herramientas de estudio necesarias.

- Utilizar técnicas de relajación mediante la respiración. Entrena este hábito dedicando cinco minutos diarios a relajarte. Puedes comenzar descargando alguna aplicación para el móvil que te ayude a iniciarte en la meditación, como por ejemplo, la app Calm. Con el tiempo, verás cómo implementar esta técnica en tu rutina de estudio cambiará por completo tu predisposición al estudio.

- Cuando te sientes a estudiar asegúrate de haber descansado previamente. Es muy importante dormir bien por las noches y hacer un pequeño descanso por cada hora de estudio para tomar el aire y despejarnos.

- Aprovecha las horas de luz natural y si no queda más remedio de usar artificial, que sea preferiblemente con luces blancas o azules.

- Siéntate bien y cuida tu postura. Al sentarnos mal podemos sentirnos más cansados y distraídos de lo que realmente estamos. Además, pasamos tantas horas estudiando sentados en la misma postura que, de hacerlo mal, nos arriesgamos a atrofiar nuestra postura natural.

- Organizar el temario y tiempo que se le va a dedicar a cada parte con antelación. De lo contrario, vas a desperdiciar mucho tiempo y energía. Algo que te va a ser de mucha utilidad es el uso de alarmas para saber cuando parar de estudiar y tomar un descanso. Dependiendo del tiempo del que dispongamos para estudiar, se recomienda aproximadamente 15 minutos de descanso por cada 45 de estudio ininterrumpido. Y si dispones de menos tiempo, 10 minutos por cada 50. ¡Y nada de móvil y Redes Sociale

 - Premia tus logros. Cada vez que consigas un objetivo, por ejemplo, estudiar un tema entero, recompensa tu esfuerzo con un capítulo cortito de una serie.

Ahora es tu turno de poner en práctica toda esta teoría. ¡Ánimo!

Y más adelante, si eres de esas personas que se bloquean a la hora de preparar o enfrentarse a los exámenes, te recomendamos leer este post sobre qué hacer antes, durante y después.