Pasar al contenido principal
Blog

Cómo preparar los exámenes tipo test

¿Eres de los que temen a los exámenes tipo test? Es más normal de lo que te imaginas. El mayor error está en preparar un examen de desarrollo igual un examen tipo test. En este post, señalaremos las claves para afrontar la preparación de este tipo de exámenes de la manera más correcta y efectiva.

Cómo preparar los exámenes tipo test
Superar los tipo test es más fácil de lo que parece.

Mié, 20/11/2019 - 10:32

Cuando nunca nos hemos enfrentado a un examen de tipo test, tendemos a pensar que son pruebas que no necesitan mucho tiempo de estudio o preparación y nos relajamos. Y, nada más lejos de la realidad, este tipo de exámenes esconde más dificultades de las que pueda parecer a priori.

Si algo tenemos que tener claro es que no podemos preparar de la misma manera un examen tipo test que uno de desarrollo. Con estos últimos, hay que memorizar grandes volúmenes de temario mientras que en los tipo test sólo será necesario memorizar datos más específicos. El resto de contenido lo estudiaremos mediante la repetición de lecturas comprensivas.

Existen ciertas técnicas que nos pueden ayudar a recordar mejor los conceptos principales. A continuación, te dejamos estos cinco consejos para que puedas preparar tus próximos exámenes eficazmente:

  • A la hora de estudiar el temario, más que memorizar, trata de hacer una lectura comprensiva del contenido. Esto te hará asimilar y entender bien los conceptos.
  • Razonando lo que leemos y relacionando los epígrafes con conceptos clave en cada tema ayudará a la hora de recordar el temario.
  • Estudiar por temas o bloques para un examen tipo test, más que agilizar el ritmo de estudio, lo entorpece. Lo más efectivo en este caso será el estudio de forma integral de todo el temario.
  • Los resúmenes suelen ser una buena herramienta de estudio cuando preparamos exámenes de tipo desarrollo pero, en este caso, quizá no sea la mejor elección. Piensa que al resumir el contenido puede que dejes fuera conceptos que sí se incluirán en el examen. Trabaja mejor con esquemas conceptuales de poco texto.
  • En vez de memorizar todo el temario de principio a fin, intenta quedarte sólo con los puntos más susceptibles a ser preguntados y que son más difíciles de recordar: palabras técnicas, fechas, números, siglas, autores, artículos de leyes, fórmulas etc. Para ello, el uso de flashcards o tarjetas de estudio te será de gran utilidad.
  • Ya sabéis, conseguir buena nota en los exámenes tipo test no tiene por qué ser complicado siempre y cuando nos preparemos previamente. Comprender a fondo la materia es fundamental para conseguir el menor número de errores posibles porque preparar un tipo test no significa estudiar menos, sino diferente.

    Artículos de opinión

    ¿Deseas que nos pongamos en contacto contigo a través de videoconferencia?